A la gorda de mi amiga le encanta el sexo de perrito

Mi amiga la gorda no se cansa de coger de perrito, le encanta sentir mi miembro duro penetrarla. Me confiesa qué es la posición, en la cual puede llegar a tener múltiples orgasmos y que mi verga es la única que puede llegar a lo más profundo. Mientras la tengo empinada en la cama, la voy calentando poco a poco, con una masaje por todo el culo y besándole la espalda. Con esos cariños, la gorda se pone completamente excitada, le fascina sentirse bien manoseada, antes de pedirme que la destroce a penetradas. Al llegar a ese punto de éxtasis, me la cojo con rigor y sus gemidos me confiesan su orgasmo.

Videos recomendados