Al sentir mi verga me pidió que me la cogiera como yo quisiera.

Como de costumbre me lleve a esta puta a mi motel favorito a coger, llegamos y ella enseguida se quedo en pelotas y se metió a la cama, para calentar el juego sexual empece a medir la profundidad de su panocha con los dedos, jugando muy rico con sus labios y haciendo que se dilatara su panocha. Cuando empece a meterle la verga venosa y jugosa la puta cerro los ojos y empezaron los gemidos, la mujer estaba mas que gozando de mis penetradas.

Videos recomendados