Algo gorda la tetona pero al momento de coger es única

La gorda estaba sentada en una colchón, esperándome, coloque mis manos en sus enormes tetas y empece a pasar mi lengua por todo el territorio de sus senos, de arriba hacia abajo, todo alrededor pero sobre todo chupaba sus erectos pezones, me encanta morderlos y estirarlos, eso la pone muy cachonda. Mientras le doy tremendas chupadas le voy frotando sus labios vaginales con mi verga llena de saliva, después de unos minutos frotándosela, esta perfectamente húmeda, para recibir mis embestidas, le abro sus carnosas piernas y me dedico a coger como un un loco, con embestidas contundentes provocan orgasmos instantáneos.