Alucino siempre que tengo a mi mujer de perrito pidiendo sexo.

Disfrutar el sexo con mi mujer es poco, porque en verdad alucino con tenerla de perrito todos los dias, tenerla bien empinada y pidiendo pichón a gritos es mi droga, es un vicio que no puedo dejar y lo mejor es que a ella le encanta. Disfrutamos como locos coger y ya pasaron dos largos años de matrimonio y la pasión sigue como el primer día. Creo que todo este deseo es gracias a que mi mujer sigue conservando ese cuerpo increíble, si hubiera cambiado seguramente estuviera cogiendo con otras.

Videos recomendados