Antes de ir a la oficina me la cogí riquísimo

Antes de ir a la oficina me la cogí riquísimo en la cama que comparte con su marido. Pobre tipo, lo compadezco al tener una mujer así de puta, pero igual la comprendo ya que no la atienden continuamente. Y pues, si las descuidas obvio que alguien más las cuidará por ti. Y este es el caso de mi nalgona, a la que todos los días la atiendo rico. Eso sí, debo madrugar para atenderla bien antes de irme a trabajar. Sirve que me voy motivado y totalmente deslechado para no andar viendo a otras mujeres. Y, eso sin duda es algo motivante: por la mañana volveré a tener sexo asegurado.

Videos recomendados