Apenas le clave la verga, fue como transportarla al paraíso.

Mi reata parece mágica o hace milagros con las mujeres porque al momento de meterle la verga a mis putas las transporto al paraíso, quedan poseídas por el placer, la pasión y los gemidos de satisfacción. Me estuve cogiendo como ya es costumbre a una gorda con un culo enorme y riquísimo pero en esta ocasión me parece que la madura en verdad extrañaba el sexo porque se puso como ninfómana al sentir mi verga entrar por su necesitada vagina.

Videos recomendados