Ay papi me duele me decía mientras le daba fuerte

Ay papi me duele me decía mientras le daba fuerte. Y es que ese culito de verdad que no tiene desperdicio. La niña merece todo tipo de atenciones cada que viene a verme. Sobre todo porque si no le doy lo que le gusta es seguro que me deja. Con una mujer así seguro le sobran los pretendientes. Así que mejor no tiento a mi suerte y la cojo como se merece. Che putita vaya que gime rico y dice que no quiere. Aunque al final hasta me sujeta de las caderas para que se la clave. Dice que le gusta rudo y que forzarla le encanta.

Videos recomendados