Cada mañana la puta de mi vecina le encanta exprimirme la verga.

Desde que me separe de mi esposa y me quede solo en casa, la puerca de mi vecina se ocupa de exprimirme la verga hasta llenarse la boca de leche. No mames, la madura es toda una puta es la típica esposa infiel que anda cogiendo con toda la cuadra pero la verdad no me importa mientras ella siga dándome esas mamadas tan ricas puede hacer con su culo lo que quiera, total al que le ponen los cuernos es a su esposo y al parecer no le importa.

Videos recomendados