Clavarme a esta jovencita fue una sensación indescriptible

No me aguante las ganas de coger con esta jovencita, únicamente tiene veintitrés años, poca experiencia sexual, pero con muchas ganas de aprender y sobre todo de experimentar con un hombre maduro. La chiquita era perfecta, con un cuerpo atlético y una cara hermosa. Fuimos a un hotel, al entrar a la habitación se fue desnudando, dejándome con la verga bien dura, por solo mirarla en ropa interior. Sin pensarlo me acerque a ella, la tome con firmeza y empece a besarla con pasión. Su cuerpo empezó a calentarse, emitiendo algunos gemidos, los cuales me dejaban saber, que se encontraba lista para coger.

Videos recomendados