Con algo de brusquedad me estuve cogiendo a esta madre soltera.

A las mujeres hay que darles como ellas quieren y desean. Esta puta cada vez me sorprende mas las cosas que me pide en la cama pero la verdad igual me gustan, por ejemplo; ayer a media clavada me empezó a pedir que fuera mas brusco que la sometiera con mas fuerza, que le gritara y que la tratara como mi puta. En ese momento despertó en mi el macho alfa que tanto quería y me la estuve cogiendo con rudeza y groserías como a una verdadera puta.

Videos recomendados