Con cada manoseada mi cuñada se fue excitando mas

Quedarme a solas con la zorra de mi cuñada, es para coger casi seguro, a la puta le encanta la verga mas que a mi esposa. Es una mujer muy fogosa, una verga no le alcanza para saciar su sed de sexo, me fascina verla porque solo con mirarla se excita. Estuvimos comiendo en casa de la abuela, como cada domingo familiar, cuando de repente nos quedamos completamente solos, en ese momento nos miramos fijamente a los ojos, nuestros cuerpos se deseaban y empezaron a acercarse. Nos besamos apasionadamente, mis caricias pasaron a ser manoseadas, las cuales la llevaron a calentarse y coger en la cocina de forma animal.

Videos recomendados