Con dulzura empece a meterle poco a poco mi verga hasta llenarla.

Esta madura resulto ser toda una guarra en la intimidad, una vez que entramos a la habitación la mujer se transformo en una puta, inicio a chuparme la verga y acariciarme los huevos mientras me miraba con una cara de puta bien intensa la verdad me sorprendió y al mismo tiempo me puso bien caliente, después de la chupada la coloque en la cama para metérsela poco a poco hasta llenarla con mi verga y la mujer encantada no dejaba de gemir.

Videos recomendados