Con solo verla mi verga estaba firme y listo para penetrarla

Estuvimos bastante rato acariciándonos, no podía soltar su cuerpo, principalmente sus piernas y sus nalgas. Pero poco a poco fue aceptando, que le fuera quitando la ropa, primero fue la blusa, dejándome ver ese par de tetas firmes y naturales. Hasta llegar al plato fuerte, quitarle el pantalón, ese momento fue increíble, ver sus nalgas a flor de piel y poder tocarlas. Desde el momento que la vi en calzones, mi verga estaba firme y lista para penetrarla. Su vagina estaba caliente y húmeda, como si estuviera pidiendo ser embestida. Así fue como iniciaron las embestidas, las cuales no cesaron hasta un orgasmo.

Videos recomendados