Con una mano en su espalda controlaba el ritmo de las clavadas.

Esta puta en verdad necesitaba sexo porque apenas me logre colocar el condón ella ya se encontraba bien ensartada y gozando de mi verga, su panocha se encontraba completamente mojada y tibia así que mi verga se le resbalo muy suavemente hasta llenarla por completo. Cuando le metía la verga provocaba que su fina espalda se arqueara, en ese momento le sacaba unos gemidos estremecedores que me dejaban la reata mas dura y babosa.

Videos recomendados