De una punzada le enterré todo el miembro, estaba bien dilatada.

Me imaginaba que Brenda era de este tipo de mujeres apasionadas, lo notaba en su mirada y ahora que somos amantes me lo demuestra a diario. Entrando al hotel ella es la sensualidad hecha mujer, siempre lleva una lencería de encaje negro delicioso el cual me pone bien caliente, cuando me acerco a su vagina con mi glande esta irradia calor y eso me invita a metérsela de una sola punzada, en ese momento de la noche su vagina esta bien dilatada que se la lleva entera.

Videos recomendados