Decías que eras virgen… pero no me dijiste de dónde

Decías que eras virgen… pero no me dijiste de dónde, porque la neta coges delicioso. La forma en como me montas la verga y me la dejas dormida es alucinante. El ritmo, la paciencia, la pasión misma que le imprimes es demasiado sensual. Tuve que pensar en otra cosa para no acabar a los cinco minutos. Sucede que ese vaivén, al final sí me afectó, pero como quería que terminaras me aguanté. Estoy seguro que lo notaste porque varias veces te detuviste a mirarme como siendo condescendiente conmigo. Mi placer seguro que te contagió al final, y por eso, al sentir tu orgasmo, me clavaste las unas… 

Videos recomendados