Dejamos todo el cuarto oliendo a sexo después de coger

Una noche cogiendo intensamente, fue suficiente para que esta tetona se enamorara. Su nombre es Vero y es una conocida de la universidad, nunca imagine qué quisiera coger, pero que bueno que lo averiguamos, porque esas tetas enormes me encantaron. Llegando al motel no fue necesario pedirle sexo oral, al momento de acostarnos en la cama fue directo a mi miembro, le paso la lengua lentamente hasta desaparecerlo en su boca. Una vez que me dejo el pito duro, separe sus rodillas para meterme entre su piernas, su vagina me esperaba bien caliente, así que me adentre en ella convirtiéndonos en uno mismo.

Videos recomendados