Después de una mamada se le quita lo tímida a esta puta

Al inicio siempre se comporta algo tímida, pero después de llevarle mi verga a su boca, ese miedo desaparece, como por arte de magia y con una ligera chupada, esa timidez se convierte en excitación. Con cada lamida se pone mas caliente y cuando me doy cuenta, ya tiene mi miembro bien adentro. Le gusta frotarse sobre mi pene, de una manera muy disimulada de metérsela, cuando siento que ya la tiene hasta el fondo, es el momento de ponerle ritmo y fuerza a las penetradas. En ese momento es cuando empieza a gritar de placer y para mí es el momento del clímax.

Videos recomendados