Después de una manoseada me entrego las nalgas

Los dos estábamos bien calientes, sin embargo mi amiga no quería admitirlo, así que empece a manosearla, poco a poco su excitación fue aumentando y sus manos empezaron a tocarme. Nos empezamos a besar, baje por su cuello, besándola muy cariñosamente, tocando sus tetas, por arriba y por abajo de su blusa. Apretaba sus pezones duros, mientras ella paso su mano por mí entre pierna, buscando mi miembro. Cuando agarro mi verga y sintió su firmeza, me dijo que fuéramos a un lugar mas cómodo, así fue como terminamos en el primer hotel cogiendo.

Videos recomendados