El compadre de mi carnal me ofreció a su mujer y nos la cogimos

Bien dicen que a quién le dan pan que llore. Y pues, a mí si me ofrecen sexo, la neta nunca me voy a negar. Digo, si la vieja quiere, aunque no esté muy buena al final acaba dando las nalgas bien rico. Por ejemplo Sheila, la esposa del compadre de mi carnal. Los dos son de Veracruz, y ya saben que la gente de por allá son super cachondos. Por eso mismo, cuando al calor de las copas, el compa me ofreció a su doña, pues no lo pensé. Digo, ya sabía que es bien putona la mujer. Y vaya que sabe coger la perra. 

Videos recomendados