El deseo fue mas fuerte y la flaquita termino chupándomela.

Siempre termina ganando el deseo y así sucedió con esta nena de apenas 20 años, se hacia la difícil pero yo sabia que en el fondo se moría de ganas de sentirme bien adentro. Soñaba con tener ese cuerpo firme y joven en mi cama y que sus pequeñas manos tomaran mi verga con determinación y se la meta en su boquita suave y casi virgen y tal como lo soñaba termino pasando por que los sueños se cumplen y los eróticos también.

Videos recomendados