En el fondo nos deseábamos y el destino nos llevo a un motel.

Años trabajando juntos en la misma oficina y únicamente la deseaba en silencio, nunca fui capaz de acercarme a ella de una forma sexual, yo sentía que ella en momentos deseaba lo mismo lo perciba en su mirada y en la forma de saludarme pero ninguno se atrevía a dar el siguiente paso. Pero al final el destino nos termino uniendo en este motel, sacando todos estos deseos carnales de poseernos sin pudor y entregarnos al sexo.

Videos recomendados