Era imposible dejar de acariciar sus tetas grandes y firmes.

Tenerla encima de mi ya era algo delicioso porque la nena se estaba tragando todo mi chorizo pero el principal motivo por el cual me gustaba esta nena y moría por meterle la verga eran ese par de tetas preciosas que siempre me lucia en clases, siempre llegaba con blusas escotadas y me dejaba la verga bien babosa. Pero ahora ella esta gozando de mi babosa verga y yo no puedo parar de acariciar su ricas tetas y pezones rosados.

Videos recomendados