Era mi empleada y ahora es mi amante

Era mi empleada y ahora se ha convertido en algo más. Pasó todo tan rápido que las cosas ya no serán lo mismo. Es cierto que durante un tiempo me sentí solo pero esto era normal. Un tipo solitario como yo está acostumbrado a hablarle al cielo. A que nadie me responsa pues mis cientos de soliloquios. Lo cierto es que ahora con ella, las tardes han tomado vida. Sus suculentas carnes me envuelven a la perfección cuando cogemos. La poseo en muchas formas, todas las que ella me permite día a día. Porque deben saber que ella es posesiva y muy mandona. Era mi empleada y ahora es mucho más. Sin ella simplemente no podría seguir. Me hace falta en todo momento sentir el peso de su cuerpo en mi vientre. Saborear sus besos, y embriagarme de su piel.

Videos recomendados