Eramos los mejores amigos hasta que me la cogí ya peda

Creímos
que seríamos amigos por siempre pero el alcohol nos perdió para siempre, pero
saben qué… valió la pena cada minuto de esa tarde inolvidable y mágica. En
parte me culpo a mí por no haber podido apagar el fuego que se inició en mi
pene y se extendió como plaga por todo mi cuerpo. Y aunque mi cerebro me decía
que actuara responsablemente, la verdad es que no pude aguantar y me la cogí
deliciosamente. Como sea, supongo que si ella no hubiera querido bien podría
haberme dicho que no, que me detuviera, pero no lo hizo. Ahora, aunque nos
sentimos culpables, supongo que no vamos a parar. Yo no quiero dejar escapar la
oportunidad de coger con ella.

Videos recomendados