Estaba caliente así que llegué, encueré a mi vieja y la enculé

No
sé si fueron las cervezas o el calor que estaba haciendo en la ciudad, lo que
sí sé es que me sentía muy pinche caliente. Por eso apuré el último trago de mi
cerveza y enfilé lo más rápido que pude a mi casa. Aunque el tráfico estaba
hecho un asco como siempre eso no me distrajo de lo que sentía. Procuré estar
tranquilo y concentrado, durante todo el camino, como reservándome para el
momento justo en que debía explotar. Y así fue… De hecho tomé por sorpresa a
mi mujer, pero cuando sintió las ganas que tenía de coger se dejó llevar. Supongo
que mi calentura la contagió, y por eso en breve estábamos gimiendo y gozando
juntos.

Videos recomendados