Estaba tan concentrado cogiendo que solo escuchaba sus gemidos.

Quería darle la mejor noche de sexo a esta puta que en verdad me concentre únicamente en coger, mi mente y cuerpo estaban en plena sinergia metiéndole la verga, lo increíble de hacer esto es que lo único que escuchaba eran los gemidos de placer que emitía mi puta. Es la primera vez que logro este nivel de sexo y la verdad la vieja casi me lo agradece porque le acomode una serie de penetradas únicas, fueron tan intensas que casi rompemos la cama.

Videos recomendados