Estoy bien enfermo, y por eso me compré una muñeca

Ya sé que van a decir, así que les pido que se ahorren el sermón. no quiero oírlos, no tengo ganas, no me da la gana hacerlo. Tengo derecho a ser tan perverso como quiera y tenerla a ella me da la posibilidad de hacer lo que siempre he fantaseado en la cama. Es más les invito a que ustedes, perdedores de mierda, hagan lo mismo. Ella es un sueño, que no me rechaza, que no me dice que no, y siempre está caliente y desnuda para mí. A poco no es fantástico, pues yo creo que sí. Vean como la hago gozar.

Videos recomendados