Fuimos a un hotel y me la coji como un demente toda la noche.

Estuve mucho tiempo deseando a esta morena y ahora después de tanta espera estoy aquí disfrutando de sus carnes. Fuimos a un hotel que se encuentra a las afueras del pueblo un poco escondido pero tenemos que tener cuidado porque ambos estamos casados, desde que estábamos en el auto acerque mi mano a sus ricas tetas, acariciándolas con suavidad hasta poner duros e hinchados su pezones, en su mirada note que disfrutaba de mis caricias.

Videos recomendados