Gorda golosa me pide que la encule y luego llora

Gorda golosa me pide que la encule y luego llora al recibirme en su apretado culito. Creo que después del primer empujón es cuando empezó a quejarse, pero para ese momento ya estaba como poseído por el deseo. Así que me importó muy poco y seguí empujando dentro de ella. Ante las súplicas de que me detuviera, fui más despacio e incluso me porté comprensiva con su dolor. Pero eso no me desanimó y me decidí a darle una nueva oportunidad para gozar junto a ella. Creo, que al final, ambos aprendimos que al coger, podemos ceder y así gozar rico los dos.

Videos recomendados