Hasta los ojos se le salieron a mi putita al ver mi vergota

Pobrecita de ella, la tenían acostumbrada a recibir muy poca verga, pero ahora que la estoy atendiendo, está feliz. Dice que soy el mejor amante del mundo, y eso debe ser cierto, porque de alguna manera soy muy constante. Cada que le dan ganas de tener sexo, la atiendo; si quiere probar algo nuevo, igual se lo cumplo. No en balde cuando me la presentaron, le advirtieron, cuidado con él porque es un tipo muy encajoso, y sexoso, agregué yo. Como lo ha podido comprobar, todo es cierto, y su panochita es afortunada de poder disfrutarme, siempre la hago terminar y probar el dulce néctar de mi semen.

Videos recomendados