La abogada de la oficina no pudo resistirse a mi miembro viril.

En la oficina donde trabajo tengo maduras para escoger, la mayoría son casadas pero aburridas de sus maridos, mujeres que desean sentir de nuevo lo excitante que es el sexo pero sobre todo sentirse deseadas por un hombre. Después de darle rico a varias secretarias me enfoque en conquistar a la abogada una flaquita bien coqueta que no tardo en demostrarme que necesitaba una buena noche de sexo casual y fue en un motel donde culminamos esos deseos.

Videos recomendados