La fiesta se acabó con una sesión de sexo espectacular

Nos invitaron a una boda en el pueblo de los papás de mi novia, y como era de esperarse para estas fiestas, hubo alcohol y mucha comida. Pero eso sí, nada de intimidad, pero como somos unos cachondos de lo peor, pues nos las ingeniamos para encontrar posada en otro sitio, y así tener intimidad. Y pues como las cosas se ponen muy intensas en cuanto nos quedamos solos, pues ya se imaginarán lo que pasó en cuanto cerramos la puerta del cuarto. Exacto, mi chica se puso a disfrutar de mi pene, que, según dice ella, es lo mejor de mi cuerpo, pinche golosa.

Videos recomendados