La flaca empezó a dar unos jadeos dejándome la verga mas dura.

No es la primera vez que me cojo a esta flaquita pero si es la primera vez que le escucho estos gemidos tan estimulantes. Empezamos a coger y todo iba normal uno que otro jadeo y pequeño grito pero después de pasarme en la posición donde le subo las piernas a mis hombros llegaron unos gemidos increíbles, me pusieron la reata como un tronco y la neta nunca había aguantado tanto cogiendo, fue unos de los mejores palos de mi vida.

Videos recomendados