La puta se dejaba hacer todo lo que mi mente puerca quería.

Tenia mucho tiempo anhelando este día tan maravilloso y es que solo con observar su tremendo culo mi imaginación podía volar pensando todas las cosas sucias que quería hacerle en la cama. Cuando por fin la vi de perrito sobre la cama, con el culo destapado y pidiendo que por favor se la meta duro y sin piedad mi miembro se hincho al instante y como tanto había imaginado se la estuve clavando como a mi se me antojaba y ella solo gozaba.

Videos recomendados