La tía de mi mujer se me ofreció y acabé cogiéndomela en su casa

No cabe duda que el deseo puede romper cualquier barrera o miedo, por ejemplo, lo que me ocurrió con la tía de mi esposa. Ella es una mujer ya entrada en los 40 años que como todas, las hembras de su edad quiere  ser cortejada, amada, etc. Y como ese tipo de atención no lo tiene en casa, pues decidió que era momento de buscar alternativas. Y una que le quedaba a la mano era llamar mi atención. Debo aclarar, que soy un golfo por naturaleza, así que en cuanto tuve oportunidad la llevé a un sitio apropiado y me la cogí.

Videos recomendados