Le dije que iba a ser mía aunque no quisiera… por eso la violé

Soy contratista de profesión, un hombre que puede arreglar casi cualquier cosa que hayas estropeado en tu casa. Aunque en un principio era un buen negocio, todo iba de mal en peor, pero un buen día mi suerte cambio. Al parecer hay muchas mujeres que no se resisten a la idea de tener un amorío con un hombre joven y buen amante. Bueno, era tanta mi confianza que incluso dejaba que muchas me llamaran una y otra vez antes de atenderlas. Pero un buen día, apareció Estela. Sin duda, una de las mujeres más bellas con las que he tratado, y la primera que me despreció de tal manera que mi ego quedó destrozado. Para cobrar venganza de tal afrenta, un buen día decidí aprovechar que estábamos solos en su casa, y la hice mía… Estoy seguro que aún deben dolerle todos los músculos de su cuerpo porque fui especialmente rudo y perverso. Para que quede claro, la violé.   

Videos recomendados