Le encanta que le amarre las manos y se la meta de forma ruda.

La tire en la cama y cuando estaba a punto de ponerme encima para iniciar el acto sexual me pidió que le amarrar las manos, mas bien me suplicio que la atara ya que le excita sentirse amordazada y que no me midiera con la fuerza al momento de meterle la verga, al escuchar esas hermosas palabras mi verga se puso mas dura y con su permiso inicie con unas clavadas muy intensas satisfaciendo sus mas bajos deseos, fue el sexo mas rudo en mi vida.

Videos recomendados