Le fui infiel a mi esposa por venganza y con su propia hermana.

Cuando me entere que la muy zorra de mi esposa tenia un amante únicamente podía pensar en vengarme cogiéndome alguna puta y antes de hacerlo el destino me mando a la mujer perfecta, mi cuñada a la cual siempre estuve rechazando por ser fiel, llego a mi como anillo al dedo. Apenas la vi le dije, ahora si te voy a coger como tanto soñabas, la puta con una sonrisa en la cara me agarro la verga y me llevo a su dormitorio para hacerla mía.

Videos recomendados