Le lamí todas las tetas hasta llegar al interior de sus piernas

Ambos estábamos completamente excitados, no aguantaba las ganas de meterle la verga, así que empece a manosearle las tetas, en el auto durante todo el camino a mi casa. Bajamos rapidísimo y fuimos directo a la cama, la tumbe boca arriba, y lamí todas sus tetas. Estuve besando todo su cuerpo, hasta llegar al interior de sus piernas, estando ahí frente a su caliente vagina, le metí mi lengua, una y otra vez escuchando sus gemidos. Después de varias lamidas, me incorpore y la embestí con mi miembro, hasta el punto de venirnos al mismo tiempo.

Videos recomendados