Levante su pierna y me abalance fuerte contra su caliente vagina.

Mi novia desde que llego a mi casa andaba con unas ganas intensas de coger y como no me gusta hacerla esperar le quite toda su ropa y la acosté en la cama, me acomode atrás de ella y levantando firmemente una de sus piernas le deje ir una serie de clavadas en su caliente vagina. Mi vieja de pronto soltó unos gritos descontrolados de placer, diciéndome entre sus gemidos que no se la deje de clavar, que siga con fuerza hasta el cansancio.

Videos recomendados