Lo que más extraño de mi ex esposa es lo bien que cogía la puta

Nunca he podido entender a las mujeres, por eso simplemente me quedaba callado cuando hablaban… de esa forma, siendo tan comprensivo me gané el favor de mi ex esposa, decía que lo callado que era lo compensaba en la alcoba. Y debe ser cierto, porque la muy puta siempre me dejaba completamente seco luego de cada sesión maratónica de sexo. Le encantaba tenerme a sus anchas, como si fuera un muñeco que simplemente era parte de la decoración de la recámara. En muchos sentidos me usaba, y yo era feliz, hasta que me encontré con una mujer más rica, más buena, y que coge mejor que esta ramera.

Videos recomendados