Los gemidos que expulsaba la gorda solamente me encendían mas.

Pues tarde o temprano me iba a coger a esta gorda solo era cuestión de tiempo, la mujer se la pasa ofreciéndome el culo pero al tener el culo seguro de mi esposa pues no tenia la necesidad de caer en sus garras. Todo cambio cuando me separe de mi vieja y las ganas de coger llegaron con urgencia, la única que estaba ahí pendiente de mis necesidades era esta gorda sabrosa, me la coji bien duro y los gemidos que expulsaba con la garganta me dejaban mas caliente.

Videos recomendados