Madrastra tetona quiere cogerse a su hijo tras verlo pajearse

Lo prohibido es tentación, magnético. Solo falta la debida ocasión para no dejarla pasar. Así lo cree esta madrastra tetona que, ni bien se quedo sola con su hijastro, aprovechó el momento para soltar todo su deseo prohibido. Siempre supo que no sería una buena madre, nunca se le cruzó por la mente que ser mala le daría tanto goce sexual.

Aquel día, mientras se cambiada, la madrastra tetona vio como su hijastro se masturbaba en la cama. Verle el ganso a ese puber la excito demasiado. Tanto para entrar al terrono del tabú con muchas ganas y deseos. Quería ser cogida como toda una puta, ser el juguete de su pajero hijastro virgen.

Videos recomendados