Me dijo hazme o que quieras y yo se la metí de a perrito

Hace tiempo que las cosas no van bien en la alcoba, aunque hemos tratado de arreglarnos simplemente no congeniamos. Bueno, eso parecía que era la tónica de todos los días, hasta que una noche de copas nos hizo ver la realidad. Pasa que el alcohol tiene el poder de sincerar a todas las personas, y a nosotros nos cayó de perlas. Todo fue tan natural que antes de darnos cuenta los besos y caricias nos guiaron a la alcoba. Y entonces, la ropa sobraba, casi en la misma medida que las palabras. Sólo vean la pasión y el deseo que nos corroía por completo.

Videos recomendados