Me fornique a una madura con unas tetas espectaculares.

Una noche común de cervezas en un bar la conocí, desde lejos me cautivo su perfecto cuerpo, llevaba un vestido largo y escotado, dejaba ver sus increíbles tetas, ahí fue cuando le propuse tomar algo juntos. Después de diez minutos de platicar ya estábamos calientes, tuvimos una conexión sexual al instante, sin perder tiempo nos dirigimos a mi casa, solo pensaba en hacerla mía, apenas llegamos nos dedicamos a coger, su ardiente cuerpo me mantuvieron caliente toda la noche, ella al sentir mi reata firme no dejo de gozar, estuvo desbordando placer gracias a mis penetradas hacia su vagina mojada.

Videos recomendados