Me gusta que me la metas papi dame más mi amor

La chica estaba tan excitada que no le importó que la vieran así como estaba: caliente y muy húmeda. De hecho fue ella quien tomó el control y tumbó a su hombre. Claro que era evidente que él lo permitía, de lo contrario hubiera sido imposible. Aunque con ese porte… el color de su piel, las enormes tetas que tiene. Bueno, no me imagino que pudiera ser de otra manera. Además ella es una verdadera perra en la cama. Si la escuchan gemir, y decir que le encanta que la coja, seguro se pondrían muy mal. Tanto que se negarían a no cogérsela menos de una vez. 

Videos recomendados