Métela despacito papi porque tu verga me lastima mucho

Métela despacito papi porque tu verga me lastima mucho, me decía mi hijastra mientras empezaba a cogérmela duro. Pero no pude contenerme, a niña me prende mucho y era casi imposible no desearla. Su cuerpo tan perfecto, y tan inocente a la vez me dejaba realmente con ganas de más. Debo admitir que convencerla me llevó un tiempo más que largo porque ganármela no fue nada fácil. Al principio era muy cortante y me ignoraba por completo, pero luego me dio una oportunidad. Claro que aproveché el momento y todo pareció irse de la mano. De hecho aún hay tardes como estas que se repiten continuamente, al igual que sus orgasmos.

Videos recomendados