Mi esposa montada en mi pichón es toda una fiera para coger.

Por estas clavadas de verga que le acomodo a mi mujer es que me case con ella, mi vieja apenas empieza a sentir mi verga se pone como una fiera cogiendo, esas ganas que le pone son increíbles y por ese detalle no me termino divorciando. No puedo dejar de mencionar esas nalgas firmes que fueron las que me cautivaron el día que la conocí y hasta el día de hoy me siguen excitando, si por mi fuera la tuviera bien empinada todo el día agarrando ese lindo culo.

Videos recomendados