Mi obsesión con mi vecina es por culpa de sus ricas nalgas.

El sexo por si solo es una adicción que me acompaña desde que tengo memoria pero desde que conocí las nalgas de mi vecina se convirtieron en una obsesión, no puedo dejar de pensar en como poseerlas y de que manera meterle la verga. Es una mujer madura y muy sensual que posee unas caderas bien pronunciadas las cuales me provocan una erección de solo verlas, nos encontramos para coger todos los martes en mi casa y ya le estoy exigiendo mas dias de sexo.

Videos recomendados